Sólo 6 de cada 100 CEOs son mujeres en España

Tan sólo 6 de cada 100 mujeres alcanzan puestos de CEO en las empresas españolas
Sólo 6 de cada 100 mujeres alcanzan ser CEOs en España

La lucha por la igualdad en el contexto profesional está más visible que nunca, si bien, todavía queda mucho camino por recorrer para conseguir una presencia femenina paritaria en los puestos de liderazgo de las empresas. En España, solo 6 de cada 100 CEOs son mujeres en España y solo un 17% de mujeres ocupa el cargo directivo que reporta a la dirección general, unos datos publicados por el estudio de  McKinsey & Company ‘Women Matter España: Tramos pendientes’.

El porcentaje de CEOs femenino sigue siendo muy bajo

Según este prestigioso informe, España ocupa la sexta posición en términos de paridad de género en la Unión Europea, con un 6% de mujeres ocupando puestos de dirección general, 17% de mujeres en empleos que reportan directamente al CEO y un 33% de consejeras. Estas cifras quedan ligeramente por debajo de la media europea donde alcanzan un 8%, 21% y 31%, respectivamente.

El estudio analiza el impacto económico de la diversidad de género a nivel macro y microeconómico. Sus conclusiones revelan la existencia del techo de cristal que frena el liderazgo femenino en puestos de responsabilidad de empresas. De hecho, el 36% de las mujeres piensan que tienenmenos oportunidades de promoción que los hombres.

En cuanto a la promoción interna, el 92% de las mujeres considera que avanzar en su carrera es importante, cifra muy similar a la de los hombres (91%). Al comienzo de su trayectoria en la empresa, 85% de las mujeres confía en el ascenso en igualdad de condiciones, frente al 88% de los hombres, pero el porcentaje de confianza en el ascenso por igual desciende a los 5 años de experiencia hasta un 26%, frente al 73% masculino.

Sobre las expectativas femeninas de ascenso a puestos de alta responsabilidad, el 36% de mujeres aspiran a puestos de posiciones directivas frente al 43% de hombres.

Retos para el desarrollo profesional femenino

Entre sus conclusiones, el informe Mckinsey recomienda tener en cuenta y actuar sobre varios factores clave para impulsar el desarrollo laboral femenino. Entre ellos destaca la flexibilidad, con medidas como el ajuste de horarios para poder adaptar la productividad a las necesidades de cada empleado; la promoción de modelos a seguir, visibilizando que es posible llevar un estilo de vida sostenible teniendo un alto cargo; el asesoramiento, impulsando programas para que los empleados aprovechen todos los recursos disponibles para un mayor desarrollo laboral; el salario competitivo, que conseguirá atraer y retener el talento; y el reconocimiento, recompensando a los trabajadores por el buen trabajo realizado.

EXCLUSIVIDAD…

Suscríbete a nuestra Newsletter

ENTREVISTAS DESTACADAS